Descárgate nuestra guía de ciberseguridad

Cómo la tecnología IoT puede mejorar la eficiencia industrial

16 de marzo de 2021, by Miren Zabaleta

Al permitirnos reducir el consumo de recursos, predecir las necesidades de mantenimiento y mejorar nuestra eficiencia en términos generales, la tecnología IoT puede tener un importante impacto en el sector industrial.

En el contexto actual de la Industria 4.0, mejorar la eficiencia es esencial para poder competir en el mercado.

Gracias al Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), las empresas pueden recolectar cada vez más datos. Es lo que hagamos con esos datos lo que nos permitirá generar eficiencias y mejorar la productividad.

La relación entre la tecnología IoT y la eficiencia en el Sector Industrial

IoT nos permite recoger muchos datos en tiempo real de forma confiable y segura, y transformarlos en información muy útil para nuestros negocios. Esto ayuda a reducir el consumo de recursos y a mejorar nuestra eficiencia y productividad.

En tal sentido, el Internet Industrial de las Cosas (IIoT) está logrando cada vez una posición más sólida a medida que evoluciona, conectando máquinas y dispositivos en sectores estratégicos como el energético. En estos sectores, la mejora y optimización continua de los procesos industriales es crucial. Para lograr esto, las empresas deben maximizar el conocimiento que tienen en cada uno de los puntos de sus diferentes procesos. De esta manera pueden detectar ineficiencias, cuellos de botella o consumo de recursos excesivos. Gracias a esta información, las empresas pueden tomar decisiones basadas en datos que se apoyan en los negocios.

Quizás te interese: Industria 4.0: la transformación digital del sector industrial en España

Los procesos afectados por IoT

Aunque es cierto que los procesos difieren de una a otra empresa, hay una serie de patrones en común en el sector industrial. En este artículo nos enfocamos en los procesos relacionados a la gestión del inventario, la manufactura y la distribución. A través de los sensores ubicados en almacenes, vehículos, maquinaria, las instalaciones, etc., pueden obtenerse los siguientes datos:

Datos para la gestión de inventarios. Recoger datos respecto a la ubicación interna de los productos y los kilómetros recorridos por los operarios permite a las empresas lograr un diseño de almacén inteligente. También puede ser importante recolectar datos respecto a la temperatura, humedad o exposición al sol, así como el consumo de energía del almacén para asegurar una gestión eficiente de los recursos y prevenir daños a los productos. Además, las empresas podrán planificar órdenes y hacer predicciones precisas en base a los niveles de stock y su análisis.

Datos sobre la manufactura. Contar con información respecto al tiempo de manufactura implica conocer cuánto tiempo tarda el arranque de las máquinas, cuánto tiempo están en funcionamiento y qué tan seguido se interrumpe la producción debido a problemas en la maquinaria. Esto permite a las empresas conocer y planificar mejor la manufactura, y poder ofrecer un servicio más rápido y mejor a los clientes. Cuando, además, medimos el número de defectos producidos por cada volumen de manufactura, podemos evitar costes gracias a la posibilidad de implementar medidas correctivas y mantenimiento predictivo. Asimismo, si cuantificamos el consumo de energía en la planta o la cantidad de desechos generados durante la manufactura, podemos ser más sostenibles, lo que es esencial para alcanzar la eficiencia.

Datos para la gestión de la logística. Si lo que queremos es optimizar el funcionamiento de la logística, especialmente en lo que se refiere a las funciones del transporte de cargas, será necesario obtener datos de los vehículos de reparto, como ser su ubicación vía GPS, su volumen de carga, el tiempo que permanecen sin uso y los tiempos de entrega. Si, además, añadimos a esto datos del almacén como ser la ubicación interna de los productos, los kilómetros recorridos por los operarios y el número de órdenes, también tendremos una gestión integrada y eficiente de la logística.

Lectura recomendada: 5 usos del IoT en entornos industriales.

Una vez que estos datos son recolectados y convertidos a información, las empresas pueden actuar en las siguientes áreas:

Mantenimiento de recursos. Por medio de alertas de mantenimiento basadas en predicciones respecto al tiempo promedio que tarda una máquina o parte en fallar (esto es lo que se conoce como mantenimiento predictivo).

Gestión del personal. Gracias a la información obtenida, pueden tomarse decisiones respecto a cómo organizar el personal dentro de la planta, los descansos que deben tomarse, etc.

Organización de la planta. Al reorganizar los bienes y productos dentro del almacén, las empresas pueden reducir u optimizar todo lo posible los kilómetros recorridos por los trabajadores o vehículos.

Ahorro de energía. Encendiendo las luces solamente en aquellas áreas en las que son necesarias, controlando la temperatura y ventilación, etc.

Optimización de la logística. Al contar con más información respecto a los recorridos, tiempos muertos, número de órdenes, etc. Pueden tomarse decisiones respecto a la cantidad de vehículos que deben estar operando a cada momento, así como respecto a su mantenimiento.

Estos cuatro aspectos son ejemplos de cómo los datos obtenidos a través de sensores ubicados en todos los puntos de la cadena de valor pueden generar eficiencia para las empresas. Sin embargo, las posibilidades ofrecidas por la tecnología IoT en el sector industrial son incalculables.

Para explorar estas posibilidades y aprovecharlas al máximo, las empresas no pueden olvidar encargarse de la ciberseguridad. Es necesario contar con un proveedor de tecnología IoT que pueda extraer todos estos datos de forma confiable y segura, evitando así posibles fallos de seguridad, lo que podría resultar en inmensas pérdidas para las empresas.

Si buscas desarrollar un proyecto IoT, contáctanos