Edge Computing, una tecnología en auge en el sector industrial

11 de julio de 2022, by Jaime Vélez

Cuatro de cada diez empresas españolas duplicarán sus inversiones en Edge Computing en 2022. A continuación analizaremos: ¿Por qué está pegando tan fuerte esta tecnología, qué ventajas tiene para las organizaciones, cuál es su grado de madurez en España y cómo escalar su despliegue de forma eficiente y sencilla?

La primera cuestión que debemos responder es: ¿Qué es el Edge Computing (computación de borde) y qué beneficios aporta al sector industrial?. El Edge Computing es un nuevo modelo que desplaza el procesamiento de datos de la nube a su lugar de origen, reduciendo la latencia y el consumo energético, lo que resulta especialmente relevante en los últimos tiempos con el encarecimiento de las energías, que está poniendo en serios apuros a tantas miles de compañías.

En otras palabras, hablamos de un nuevo paradigma de computación en el que los datos se procesan en la misma fuente que los genera o tan cerca de ella como sea posible.

Ventajas del Edge Computing

Entre sus principales ventajas, destacan las siguientes:

  1. Escalabilidad: al distribuir el almacenamiento y tratamiento de los datos en muchas localizaciones, el crecimiento de la inversión en infraestructura y capacidades para un mayor volumen de tráfico o mejores algoritmos es mucho más controlado.
  2. Seguridad: al controlar los datos desde su localización de origen y por tanto decidir qué y cuándo enviar a la nube, los riesgos de ciberseguridad por robo o acceso indebido a información son menores.
  3. Eficiencia: las frecuencias de análisis desde el edge permiten trabajar con miles de datos de manera casi instantánea, y los tiempos de análisis y respuesta se sitúan en el orden de milisegundos. Esto permite casos de uso de tiempo casi real, impensables en los entornos cloud más orientados al análisis offline de lotes de información.

Hasta ahora, en la mayoría de los casos, las grandes plataformas de Cloud Computing se encargaban de hacer el trabajo de analizar los datos recolectados por los sensores y dispositivos IoT. Ahora, gracias al Edge Computing, los datos no tienen porqué estar centralizados en su totalidad, sino que parte de ellos pueden procesarse en computadores distribuidos. llamados Nodos Edge, en el mismo lugar donde se generan dichos datos.

En este caso, solo el resultado o agregado de dicha computación puede ser centralizado. Así se evita sobrecargar la infraestructura, eliminando latencias innecesarias y mitigando los riesgos de seguridad y soberanía de los datos que tanto importan actualmente a empresas y ciudadanos.


Lectura recomendada: IoT Edge Computing, Nodos Edge y casos de uso en el sector Industrial


Los sectores eléctrico y de telecomunicaciones, a la cabeza

De todos los sectores de actividad, el eléctrico y las telecomunicaciones son los que más han apostado por esta tecnología, invirtiendo cantidades que oscilan entre los 100.000 y el millón de euros.

De hecho, más de la mitad de los proyectos de más de un millón de euros que se acometieron el año pasado en torno al Edge Computing se realizaron en el sector de la distribución y el transporte de energía eléctrica (Smart Grids).

Más de 250.000 millones de dólares en Egde Computing

El gasto global en la computación de borde podría escalar por encima de los 250.000 millones de dólares. Y según algunas proyecciones, en 2025 el 80% de proyectos de IoT empresarial incorporarán datos procesados por sistemas de Inteligencia Artificial. De los cuales, un 75% se tratarán a través del Edge.

Más allá de las predicciones a futuro, el Edge Computing es ya una realidad, que se sitúa en el centro de la revolución tecnológica. Una vez superado el debate en torno al cuándo digitalizarse y a sabiendas de que es ahora o nunca, conviene hablar del cómo. 

Contar con procesos digitalizados ya no es suficiente por sí mismo, ahora ya se requiere que estos además de estar digitalizados sean lo más eficientes posibles.

Reforzar el sector industrial

De sobra es conocida la dependencia que el crecimiento y la salud de una economía tienen del sector industrial. El estado del sector industrial de un país está directamente relacionado con la creación de empresas más competitivas y productivas, lo que repercute en empleos más estables y mejor remunerados.

Uno de los mayores desafíos del sector industrial pasa por culminar exitosamente su transformación digital. Y en este contexto cabe preguntarse si el Edge Computing forma parte de esta transformación, conociendo ya el grado de incidencia e importancia que tiene sobre la misma: ¿está suficientemente implantado el Edge Computing en la industria española?

El estudio de campo realizado sobre el Barómetro de Edge Computing Industrial de Barbara, sugieren que cada día un mayor volumen de datos se tratará con esta tecnología, también en España, lo que hace pensar que las compañías sí están implantando proyectos de Edge Computing o Computación en el extremo.

La empresa consultora y de investigación de las tecnologías de la información, Gartner vaticina en su último análisis de tendencias tecnológicas que este año la mitad de las grandes empresas integrarán proyectos de Edge Computing. Y remarca que las compañías que más se pueden beneficiar de las bondades de esta tecnología son aquellas que trabajan con un alto volumen de dispositivos que se encuentren en situaciones geográficas distribuidas y generen datos con frecuencias altas.

El nuevo modelo de Inteligencia Artificial distribuido frente al Cloud

Los principales inconvenientes del Edge con respecto al Cloud son: una menor potencia de cálculo y la heterogeneidad de dispositivos y tecnologías. Algunos detractores señalan que a pesar de que la computación del Edge es buena, sigue careciendo de la potencia de cálculo disponible en un sistema en la nube.

Es verdad que la potencia de la nube a día de hoy no es comparable con el Edge, por eso seguirá encargándose de crear y servir los modelos más intensos en capacidad computacional. Mientras que los modelos más ligeros se delegan en el Edge, ocupado también de manejar pequeñas tareas de aprendizaje por transferencia, de una forma distribuida. A pesar de todo, cada día la tecnología Edge permite más poder de computación, por lo que podrá hacerse cargo de aplicaciones cada vez más complejas.


Te puede interesar leer: IA en el Edge: piedra angular de la nueva revolución industrial

El IoT ha revolucionado el modelo de computación en el Edge al introducir nuevos escenarios de uso con las siguientes condiciones en común:

  • Tiempo real: Industrias en las que se requiere de tomas de decisiones en milisegundos. 
  • Conectividad: las redes móviles actuales son a menudo irregulares y no pueden garantizar siempre la conexión con la nube. Algunos servicios necesitan estar siempre conectados.
  • Volumen de datos: la cantidad de datos generados por sensores puede ser enorme, lo que podría obstruir los canales de comunicación de área amplia.
  • Contexto: un contexto empresarial que siga la tendencia de descentralización, que permita interpretar los datos del IoT para la toma de decisiones..

La disrupción del modelo cloud no significa la desaparición de la nube, sino su extensión a la periferia. La nube seguirá existiendo. De hecho, ciertas funciones se realizan mejor en el cloud, como puede ser el entrenamiento de los algoritmos predictivos, ya que normalmente sólo la nube tiene todo el histórico necesario.

La IA en el Edge supone entonces un nuevo modelo de computación totalmente distribuida, que soporta una amplia gama de comunicaciones e interacciones. Lo que permite funcionalidades tan potentes como:

  • La toma de decisiones autónoma y local basada en los datos entrantes del IoT y en la información de la empresa en caché.
  • Redes entre pares: dispositivos que se comunican entre sí sobre un objeto dentro de su ámbito.
  • Consultas distribuidas a través de los datos que se almacenan en dispositivos, en la nube y en cualquier lugar. 
  • Gestión de datos distribuida, por ejemplo envejecimiento de los datos: qué datos almacenar, dónde y durante cuánto tiempo.
  • Algoritmos de autoaprendizaje que aprenden y se ejecutan en el Edge, o en la nube.
  • Aislamiento, con dispositivos que están desconectados durante mucho tiempo, operando con consumo mínimo de energía para maximizar su vida útil.

Barbara, con este modelo de computación distribuida permite ir más allá de la analítica de datos y no sólo conectar los activos industriales, sino también coordinarlos para analizar situaciones y tomar decisiones en tiempo real.

La implementación de IA en el Edge revoluciona así la industria tal y como la conocemos, permitiendo crear valor y nuevas oportunidades para los actores implicados. 


Si te ha interesado este artículo, contacta con nosotros para conocer con más detalle la Tecnología de Barbara IoT y solicita una demo personalizada.

Habla con nuestros expertos si quieres que estudiemos tu caso de uso