La Inteligencia Distribuida como catalizador del cambio en el sector Industrial

16 de diciembre de 2021, by Miren Zabaleta

Conversamos con Álex Cantos, VP de Producto de Barbara IoT sobre los grandes desafíos de la Industria Conectada y sobre la Inteligencia Distribuida. Según él la toma de decisiones en la Industria es centralizada por el desafío tecnológico que supone distribuirla pero esto va a cambiar; tenemos la tecnología que permite llevar la inteligencia artificial a las plantas y crear máquinas cognitivas.

De formación Ingeniero en Electrónica y Máster en Tecnología de Satélites con un Executive MBA por la IE Business School, Álex es nuestro VP de Producto con amplia experiencia en el sector industrial como desarrollador de sistemas en entornos ferroviarios y de comunicaciones. Ha sido gestor de proyectos en la industria aeronáutica, defensa y seguridad y director del área de robótica en una consultora de software crítico. Es además profesor adjunto en IE Business School. Es un consagrado humanista que cree en la tecnología como una herramienta que debe estar al servicio del usuario y nunca, al contrario.

Ética de trabajo:
KISS (Keep It Simple Stupid)

Último libro:
Zen Mind, Beginner’s Mind

Música para trabajar:
X&Y de Coldplay

Película favorita:
Blade Runner (la original)

Cómo te defines:
Humanista

Utopía o Distopía:

Utopía

Q1. ¿Cuál es tu rol y misión en Barbara como Director de Producto?

Soy el director estratégico del producto, es decir, el encargado de concebir y materializar productos que generen valor para nuestros clientes de forma sostenible. Dicho de otra manera, ir siempre un par de pasos por delante de lo que nuestros clientes necesitan y tener esas herramientas preparadas para cuando las necesiten. También tenemos que evangelizar un poco y ayudarles a descubrir nuevas maneras de hacer las cosas, aunque a veces esto no es fácil.

Q2. ¿Cómo ha cambiado el Sector Industrial? ¿Qué avances se han producido en tu opinión?

El mundo ha cambiado mucho y sin embargo la industria ha cambiado muy poco. El mundo tiende hacia una descentralización en la toma de decisiones, lo vemos en muchas innovaciones tecnológicas y en conceptos como Blockchain, Crowdsourcing, Crowdfinancing, Computación Distribuida, etc… mientras tanto, la industria sigue igual.

Uno de los problemas de la Industria es que está basada en tecnologías que tienen 40 años y, sobre todo, en paradigmas que tienen más de 100 años.

Cuando digo tecnologías, me refiero a los SCADAs y PLCs que en su día tenían sentido porque eran robustos y porque venían de la época donde todo se hacía por hardware. Y cuando menciono el actual paradigma de la industria, me refiero al planteamiento de una industria 2.0 3.0 y si me apuras de la industria 4.0, ya que todas beben de la misma fuente. Beben de la idea de mejorar unos procesos productivos ya existentes, mejorar los pasos de esos procesos, hacerlos más rápidos, más automatizados, más eficientes, pero realmente lo que necesitamos hacer es tirar el proceso a la basura y crear procesos nuevos. Conceptos nuevos.

Y por crear nuevos procesos me refiero a cambiar el paradigma de producción en la industria, el paradigma de distribución de la electricidad, el paradigma en la gestión del agua. Las empresas de gestión de agua, por ejemplo, no son gestoras de agua sino gestoras de datos. Operan una plataforma de datos que les permite igualar dos fuerzas: la oferta y la demanda.

En el sector energético hablamos de redes inteligentes o de las Smart Grids y de un marketplace donde todos los agentes de la cadena de valor intercambian datos y pueden actuar sobre la red. Cuando hablamos del sector industrial hablamos de máquinas inteligentes y autónomas que deciden por sí mismas cómo deben gestionarse. En este nuevo paradigma el operador deja de hacer cosas manuales para convertirse en el gestor de esas máquinas inteligentes.

Es decir, se trata de volver a pensar el proceso desde fuera y no desde el proceso en el que estamos, porque hay un desfase enorme entre la industria y la realidad tecnológica y social. Mientras los consumidores están acostumbrados a recibir su paquete prácticamente segundos después de completar un pedido online y saber en todo momento en qué lugar se encuentra, los trabajadores de la industria del agua, por ejemplo, ven normal no tener durante días lecturas de miles de contadores en sus ciudades.

Nuestra visión es que esos datos deberían estar en el móvil de cualquier trabajador de la empresa en tiempo real. Es más, debería facilitarse la toma de decisiones o la colaboración, al menos, en esas decisiones, desde ese mismo dispositivo móvil. Hasta que no consigamos eso, no habremos traído a la industria al mundo tecnológico actual.

La industria actual está centrada en la producción, en el rendimiento, y lo que nosotros proponemos es una industria que esté centrada en los operarios que están a pie de planta, las personas responsables del funcionamiento de los equipos, de las máquinas, que son los olvidados de la industria.

Tenemos que devolver al operario el control de la gestión de las máquinas, devolverle los valores que perdieron con el Taylorismo y ponerle en el centro de las decisiones, que es lo que se espera de una industria moderna, sólo así se logrará una industria más eficiente y por ende más sostenible. En este sentido, nuestra visión es humanizar la industria.

El ser humano hoy sigue haciendo cosas muy básicas en la industria y donde realmente aporta valor es en tareas en las que se requiere de la abstracción, la creatividad y la innovación; en ser capaz de hibridar conceptos que están muy lejos uno del otro, no añade valor apretando tornillos. Lo que vemos es que las personas todavía están llevando a cabo tareas que no son de alto nivel y esto debe cambiar, y puede cambiarse.

Q3. ¿Cómo pretendemos cambiar el modelo centralizado de trabajo en la industria? ¿Cuál es la propuesta de Barbara IoT?

Los procesos de decisión en el sector industrial son lentos, mantienen un modelo de decisión jerarquizada y con datos que están en silos, separados. Hablamos de procesos de decisión que son demasiado centralizados, todos ellos son problemas que hay en la industria a nivel de rendimiento y muchas veces, está el juicio del experto, que hoy en día en muchos casos no debería darse, porque las decisiones tienen que estar basadas en datos. La industria debe pasar de decisiones intuitivas y basadas en el experto, a decisiones informadas basadas en datos.

Cuando hablamos de centralización en clave técnica o tecnológica quiere decir que toda la información fluye hacia un único punto y desde ahí se toma la decisión.

Nosotros lo que proponemos es llevar esa decisión al Edge, procesar los datos cerca de los equipos, de las máquinas, los nodos, de manera distribuida y colaborativa entre estos “Nodos Edge”.

El hecho de que la industria no esté más avanzada tecnológicamente favorece que sigamos creyendo que hay un manager que lo sabe todo, cuando los que realmente saben lo que ocurre son las personas que están a pie de fábrica.


El problema es que son 200 operarios y no tienen una “manera” de tomar decisiones con todo ese conocimiento distribuido en planta. Imagina que esos 200 operarios fueran Nodos Edge que pudieran comunicarse entre ellos y orquestar esa toma de decisiones distribuida. Y eso es lo que proponemos en Barbara.

Lo que ocurre ahora es que al manager nadie le puede refutar su decisión porque no existen mecanismos para contestarle; y seguimos tomando decisiones de manera jerarquizada y centralizada. Lo que nosotros proponemos es un interfaz inteligente entre el operario y la máquina. Es la máquina quien va a contener la mayor parte del conocimiento, elevado por el aporte del operario, y que se contrastará con otros nodos para tomar decisiones de manera colaborativa.

La gente habla de Smart Manufacturing ahora, la realidad es que llaman smart a cualquier cosa. Para un SCADA, ¿qué es ser smart? ¿Es subir los datos a la nube y que desde la nube se envíen uno o dos comandos al SCADA? Para ser realmente Smart el SCADA debería pensar por sí mismo, hablar con otros SCADAs y tomar decisiones de consenso.

Nuestra visión es que esos nodos colaboren como un enjambre, como un banco de peces. Hay una inteligencia colectiva, que es super eficiente y que nosotros habilitamos distribuyendo y gestionando Nodos Edge.

Q4. ¿Cómo de desarrollada está la tecnología para ejecutar la inteligencia distribuida?

La tecnología ya está. Antes hemos dicho que el futuro es descentralizado. A nivel técnico esto se traduce en una infraestructura que gestione los Nodos Edge, una plataforma Edge que habilite y gobierne la Inteligencia Distribuida. Eso es lo que hace la tecnología de Barbara y los productos que conforman nuestra plataforma para el Edge Industrial.

Hemos creado la plataforma que permite gestionar miles de Nodos Edge inteligentes de manera remota. Estos Nodos Edge se comunican entre sí y toman decisiones de manera consensuada y mejorada a través de técnicas de Inteligencia Artificial.

Q5. A la hora de elegir una tecnología para el Edge, ¿cuáles dirías que son los parámetros más importantes a tener en cuenta para una empresa?

1. Flexibilidad

La primera es ser flexible. Para mí es que un producto se pueda adaptar muy fácilmente a diferentes situaciones, a diferentes soluciones finales, a diferentes industrias y a la facilidad para que un mismo producto pueda tener diferentes vidas. Este concepto está muy unido a la siguiente variable que es importante a la hora de escoger una tecnología, que es la interoperabilidad.

2. Interoperabilidad

Interoperabilidad significa que somos capaces de relacionarnos con muchos otros sistemas. Es decir, que entendemos y hablamos muchos lenguajes o, dicho de otra manera, ofrecemos APIs potentes a los usuarios y, a la vez, somos capaces de acceder a una amplia variedad de APIs.

Hay muchas maneras de cultivar la interoperabilidad, pero una que me gustaría destacar es nuestra librería de conectores, que permite que nuestros dispositivos se comuniquen con la mayoría de los protocolos más empleados en la industria.

3. La Estandarización

En nuestro stack tecnológico siempre utilizamos tecnologías estándar, abiertas, no reinventamos la rueda. Somos muy estándar y muy interoperables y esto es muy potente porque hace que nuestra solución se pueda integrar con cualquier ecosistema y, además, si aparecen nuevas tecnologías es muy fácil adoptarlas porque todas esas piezas ya están pensadas para encajar las unas con las otras.


Nuestra propuesta tecnológica es la de una solución verticalizada, muy flexible, donde la ciberseguridad es un valor

Q6. ¿Cuál dirías es el principal problema de las empresas a la hora de iniciar un proyecto de Inteligencia Artificial en la Industria?

Muchas empresas saben que tienen que empezar a aplicar análisis de datos, algoritmos, etc., en su toma de decisiones. Se dan cuenta de que sus competidores lo están haciendo y se apresuran a contratar a un par de “Data Scientist” que empiezan a crear modelos de datos en su laboratorio. Algoritmos basados en el conocimiento de negocio de la empresa, así como históricos o datos que comienzan a capturar. Si consiguen crear modelos que les ayuden a mejorar sus resultados, llega un momento en que quieren desplegar esa innovación en el mundo real, y es aquí donde se encuentran con grandes problemas.


Esa innovación que se ha desarrollado en un laboratorio ha de escalar y desplegarse en toda la red eléctrica, por ejemplo, o en toda la infraestructura de agua y es aquí en los despliegues masivos donde la inmensa mayoría de las empresas fallan

Y es porque no es nada sencillo. El Edge es complejo, hablamos de multitud de máquinas con multitud de protocolos de comunicación, hablamos de hacerlo ciberseguro. Se subestima el despliegue en el campo, la escalabilidad, y nosotros tenemos la tecnología que permite que esos modelos, algoritmos, lleguen a donde tienen que ir, es decir somos capaces de distribuir la inteligencia y además hacerlo de manera cibersegura.

Una buena plataforma Edge Industrial marca la diferencia en pasar de 0 a 100, en que una innovación se convierta en algo que da resultados. Es lo que venimos haciendo en los últimos 4 años. Hemos desarrollado la plataforma para el Edge que ayuda a las empresas a desplegar y gobernar la inteligencia distribuida de manera escalable, es decir desplegar y ejecutar algoritmos con muy pocos clicks en muchos lugares, dispersos geográficamente, y gestionarlos de forma centralizada

Q7. Si el gran reto es distribuir inteligencia de manera masiva y segura ¿cómo lo hacemos en Barbara?

Nuestra cartera de productos está pensada para perfiles que quieren tanto desarrollar como operar y mantener una red de Nodos Edge. Hemos creado una suite de soluciones que cubren las necesidades de distintos perfiles de cliente.

Para el cliente que desarrolla tenemos Barbrara Edge Orchestrator que nos permite desplegar cualquier aplicación o algoritmo prácticamente en todos los nodos Edge que queramos.

El usuario desarrolla su aplicación en sus herramientas y luego entra en nuestro entorno para hacer el despliegue y gestionar esos modelos o esos algoritmos o esas aplicaciones en el Edge.

Además, esa persona que desarrolla necesita que sus dispositivos se hablen con equipos industriales y para ello tenemos los conectores industriales, pero además generalmente necesita que sus aplicaciones se hablen con algunos sistemas del Cloud y ahí tenemos los conectores del Cloud. Cualquier necesidad de interoperabilidad que tenga se la ofrecemos a través de distintos tipos de conectores.

Luego está el “Operador”. El Operador lo que quiere una vez el sistema está funcionando, es saber de forma rápida, precisa y cómoda cómo está el sistema; que se puede materializar en un dashboard donde ve un resumen del estado de todo el despliegue y, desde ese dashboard, accede a información más detallada.

También hay un sistema de alertas que, cuando se produce un evento especial en el sistema, notifica a alguien que tiene ese rol de Operador. Todo esto lo tenemos dentro de un producto que llamamos Barbara Control Room.

El desarrollador también puede acceder a Barbara Biz Builder que está enfocado al tipo de cliente que necesita montar una solución de negocio integral, comenzando desde cero. El Biz Builder de Barbara le permite montar desde cero su propia solución de negocio de forma rápida y segura.


Tenemos usuarios que quieren hacer la aplicación entera desde cero, otros que necesitan que les ayudemos a hacer sus “cosas” más inteligentes y lo hacen con nosotros, y otros que ya tienen la aplicación hecha y simplemente quieren desplegarla de manera masiva.

Para muchas empresas Barbara es un faro que les ayuda a ver las posibilidades de digitalización. La industria quiere digitalizar su empresa, pero no saben cómo. Lo que la industria quiere es “operar”, ser productivos, y nosotros somos ese alguien que les ayuda en esos primeros pasos de digitalización, sin que se vuelvan locos con la tecnología, escalando, poco a poco.

Hay un punto de salto de fe también. A la Industria le pedimos un salto de fe porque el software es el demonio para ellos, es super impredecible, sin embargo, el abanico de posibilidades que te brinda es enorme. Pasas de hacer tres o cuatro cosas a poder realizar millones de ellas. Si ponemos en una balanza el riesgo vs beneficio, el beneficio supera con creces el riesgo que asumen.

Sabemos que en el entorno industrial la Ciberseguridad es una de las barreras de adopción de tecnologías IT y es por ello por lo que hemos concebido la plataforma de Barbara con la ciberseguridad por diseño, desde su concepción. Y abogamos por una convergencia IT/OT de verdad. Entendemos los riesgos de conectar aparatos industriales que siempre han estado aislados a la nube, pero nosotros hemos aplicado los estándares y las mejores prácticas de seguridad,

Si las empresas industriales quieren ser digitales tendrán que unirse a empresas como la nuestra, expertos en IT, que abogan por un entendimiento con OT. Para nosotros la convergencia ocurre a pie de planta, las máquinas no se reemplazan, las maquinas heredadas o legacy se mantienen. Hablamos todos sus protocolos y las virtualizamos.

Q8: Ser una startup tecnológica nos obliga a innovar continuamente para crear nuevas y mejores soluciones. ¿Cómo se lleva la innovación a nivel de producto en Barbara?

Tenemos una visión clara a 10 años, pero luego tenemos la visión de corto plazo. El roadmap de producto lo hacemos a 1 o 2 años y lo articulamos en conjunto con el cliente; de la mano del cliente, intentando siempre ir un pasito por delante de lo que el cliente espera.

Empezamos siempre por entender muy bien el problema, no tanto en aportar soluciones como en entender el problema. No nos “casamos” con ninguna solución si no que vamos aportando soluciones a esos problemas de la forma más creativa que podemos. Así construimos nuestros productos. Somos ágiles, tenemos la capacidad de probar cosas muy rápido, descartar lo que no funciona y perseverar en lo que funciona.

Nuestra organización es el reflejo de esta mentalidad. Nuestra rama productiva está dividida en tres partes: producto, ingeniería y servicio. El equipo de producto se encarga de especificar las nuevas funcionalidades y mejoras de los productos existentes, así que como de concebir nuevas ideas de producto.

El equipo de ingeniería, por su lado, es el encargado de materializar todas esas funcionalidades, de crear el producto, de mantenerlo y de mejorarlo.

Finalmente, el equipo de servicio es el que adapta esos productos a las necesidades concretas de un cliente. Son, podríamos decirlo, los que cubren la última milla, los que se aseguran de que el cliente obtiene la solución que necesita. Pero el proceso no termina ahí, todo el feedback de cliente capturado tanto por el equipo de servicio como por ventas o marketing fluye de vuelta al equipo de producto para que sigan adaptando la especificación a las necesidades del mercado.


ARTICULOS RELACIONADOS

Si te ha interesado esta entrevista y la temática alrededor de la Inteligencia en el Edge, te animamos a leer los siguientes artículos:

Low-code: cómo acelerar la inteligencia distribuida en el Edge.

Cómo usar Orquestadores Edge para desplegar Inteligencia Artificial

AIoT: la fusión perfecta entre el Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial

Si buscas desarrollar un proyecto IoT, contáctanos