Qué está aportando IoT al sector del Agua

22 de enero de 2021, by Juan Pérez-Bedmar

La revolución de la Industria 4.0, a través de tecnologías como el Internet de las Cosas (IoT) está ayudando a mejorar drásticamente sectores como el del agua

La revolución de la Industria 4.0, marcada por la aparición de nuevas tecnologías como la robótica, la Inteligencia Artificial, el Big Data, la Nanotecnología o el Internet de las Cosas (IoT) está ayudando a mejorar drásticamente todo tipo de industrias: desde los procesos de fabricación, hasta las operaciones de negocio, los productos y las cadenas de suministro. Su alcance es amplísimo, y la industria del agua no podía quedarse atrás. 

El agua es un sector fundamental por su importancia tanto a nivel medioambiental como de recurso básico para la vida. El agua potable y el saneamiento están reconocidos como derechos humanos básicos, ya que el agua es un recurso fundamental para asegurar la salud de los seres humanos. 

Agua en industria 4.0

Se trata de un sector transversal, que además de abarcar todos los puntos geográficos del planeta, abarca prácticamente todos los sectores productivos, tanto a nivel público como a nivel privado. En la agricultura, por ejemplo, el agua es fundamental para garantizar la seguridad alimentaria, y su consecuente prosperidad económica (la agricultura supone un tercio del PIB mundial, según datos del Banco Mundial). Por mencionar otro ejemplo, en la industria eléctrica, el agua es también un recurso esencial para la generación de electricidad.

La transformación digital de la industria del agua

Actualmente, tanto la industria del agua potable como la del agua residual están sufriendo un proceso de transformación digital en sus procesos productivos. Mediante la monitorización de sus actividades y la generación de datos en tiempo real a través de la incorporación de la tecnología basada en el IoT, se pretende conseguir una mayor eficiencia en sus operaciones, reducir los gastos de gestión y mejorar indicadores como la huella hídrica. Conceptos como Big Data, Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas o Realidad Aumentada se están normalizando cada vez más en esta industria. 

Esta transformación surge como respuesta a un sinfín de retos a los que la industria del agua se enfrenta, entre los que destacan la necesidad de controlar de forma exhaustiva el consumo y la calidad del agua, así como la necesidad de obtener información del consumo y hacer un uso más responsable de los recursos hídricos. 

Es necesario educar a los ciudadanos para que comiencen a darle el valor que tiene ahora y que aprendan a cuidarla para el día de mañana…porque ¿te imaginas abrir el grifo y que no saliera agua potable? Pues todavía hay aproximadamente 1.200 millones de personas que no disponen de agua potable y unos 2.300 millones de personas que no disponen de un saneamiento digno.  Además, se estima que 2 de cada 3 personas vivirán en países con estrés hídrico en el año 2025, que no está tan lejos. 

Esto se debe principalmente al aumento de población mundial, al cambio en los patrones de consumo y fundamentalmente al cambio climático, que ha traído a este sector un sinfín de problemas, principalmente marcados por los altos niveles de contaminación ambiental causados por vertidos de aguas residuales e industriales. A esto hay que sumarle los bajos porcentajes de acceso y abastecimiento de agua potable de calidad en algunos puntos del mundo. 

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) ha declarado que “los recursos de agua dulce están disminuyendo rápidamente y que las consecuencias de la escasez del agua serán graves para nuestra salud”. De hecho, la disponibilidad del agua, su gestión sostenible y el saneamiento universal se posicionan como los principales objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 y como principal foco de las empresas líderes del sector. 

La gestión del agua en las ciudades del futuro

Las ciudades inteligentes o smart cities son la mejor alternativa a las políticas públicas y tecnologías propias del siglo XX, cuyo enfoque ya no puede hacer frente a los retos actuales, como el crecimiento demográfico, la seguridad hídrica o el cambio climático. 

No obstante, tal y como explica en esta entrevista Salvador Herrando, Smart City Services Manager en Idrica y CBOO en Nexus Integra, “La gestión del agua y de la energía en una smart city es posiblemente el mayor reto de la digitalización actual. El modelo de innovación de las administraciones es muy diferente al de las empresas privadas, incluso al de las grandes corporaciones, en cuanto a la selección y prueba de soluciones, socios tecnológicos, líderes internos…por lo que la digitalización de una ciudad es un gran proyecto de una complejidad extraordinaria”

Smart water cities

Sin embargo empresas españolas como Idrica y Global Omnium trabajan con un claro foco en la innovación y la transformación digital del sector del agua, con alianzas con empresas internacionales como Aqua Analytics en Australia y Asia, o The Water Tower en Estados Unidos, introduciendo tecnologías como IoT y Big Data.  

Empresas españolas como líderes mundiales

Las empresas españolas se sitúan a la cabeza de las empresas líderes en la industria hídrica y de desarrollo tecnológico para la gestión del agua, llevando a cabo proyectos internacionales de gran nivel en el ámbito de la desalación, potabilización y distribución, depuración, saneamiento y riego, que reflejan la proyección internacional de las empresas españolas en este sector.  

Según un estudio realizado por Fadeco, en colaboración con Marca España, “el sistema español de gobernanza del agua es un referente internacional y ejemplo de éxito tanto en la región mediterránea como en otras zonas geográficas que se enfrentan al reto de la escasez de recursos hídricos. Un hito que ha sido posible gracias al esfuerzo conjunto de las administraciones públicas y las empresas, que han destinado importantes inversiones en I+D al desarrollo del sector”. El resultado: nuestro país es líder mundial en todas las fases de gestión del ciclo integral del agua.

El estudio también destaca el ejemplo de España como primera productora de agua desalada de Europa, América y Oriente Medio y como primera potencia en reutilización de aguas depuradas y la segunda a nivel mundial en aguas reutilizadas. 

También destaca proyectos innovadores como la construcción de la primera planta desaladora del mundo que operará a partir de energía solar en Arabia Saudí por parte de una empresa española o la elaboración de un proyecto que posibilita el mayor abastecimiento de agua potable de Iberoamérica, con 20 m3 por segundo, por parte de otra. 

Por otro lado, cabe destacar que España ocupa la primera posición en Europa y la segunda mundial en reutilización de aguas depuradas, tanto por su marco normativo como por su nivel tecnológico. Cabe destacar proyectos como el llevado a cabo por ACS Dragados en Chile, donde ha desplegado la primera depuradora de Iberoamérica que utiliza hidrólisis térmica para incrementar la producción de biogás.

Además de Global Omnium e Idrica, que ya hemos nombrado antes, otras empresas como Acciona Agua destacan por su capacidad de diseñar, construir y operar plantas de tratamiento de agua potable, depuradoras de aguas residuales, tratamientos terciarios para reutilización y plantas desalinizadoras por ósmosis inversa. Un proyecto a destacar de la compañía, sería la planta desaladora por ósmosis inversa de Adelaida (Australia), que abastece a una población de más de 500.000 habitantes, un referente mundial por la tecnología utilizada. 

La transformación digital en el sector del agua, aunque ha tardado más en arrancar, es un proceso que no se va a detener y que, a la postre, redundará en una mejor y más eficiente gestión de nuestros recursos hídricos en el planeta.

Si buscas desarrollar un proyecto IoT, contáctanos